¡La Educación Pública en Chile se está transformando para entregar una mejor formación de mayor calidad, equidad e inclusión! Para lograr esos objetivos, es fundamental contar con una estrategia a largo plazo.

La educación pública del siglo XXI debe estar orientada por una noción integral de calidad que incorpora la creatividad, la innovación, la colaboración, el pensamiento crítico, la solidaridad, la responsabilidad y la autonomía, como elementos fundamentales a desarrollar en los estudiantes.

La nueva educación pública estatal requiere de organismos y relaciones que superen las falencias del actual sistema, fomenten la participación y tuición local, así como la colaboración y el acompañamiento de los establecimientos que entregan el servicio educacional.

Se debe construir una nueva relación del Estado con sus establecimientos educacionales, y una nueva alianza con las familias y las comunidades. Así, los primeros podrán focalizarse en su trabajo pedagógico y fortalecer su rol educativo, mientras que las familias recuperarán la confianza en la educación pública.

Inspirados por el sueño de que la Educación Pública busca convertirse en un referente para todo el sistema educativo chileno, necesitamos un plan de acción para conseguirlo. Ese plan es la Estrategia Nacional de Educación Pública, que estará compuesta por principios que fundamentan y le dan forma al Sistema, ejes que dan el marco de desarrollo para los establecimientos e instituciones educativas y metas asociadas a un plan de acción para lograrlo, con especial énfasis en las siguientes áreas:

  • Cobertura y retención de estudiantes en el sistema.
  • Convivencia escolar.
  • Apoyos para el aprendizaje.
  • Inclusión y atención diferenciada a los estudiantes.
  • Implementación curricular.
  • Colaboración y articulación de los sectores y niveles educacionales entre sí.

Queremos que esta estrategia recoja los sueños, motivaciones y visiones de la mayor cantidad de ciudadanas, ciudadanos y comunidades educativas. Por esto, hemos puesto en marcha esta consulta ciudadadana, para que todos y todas puedan participar de la construcción de la nueva Educación Pública.

¿Qué es la consulta?

¡La Educación Pública es tuya, nuestra y de todos los ciudadanos y ciudadanas! Por este motivo, es fundamental que todos y todas aportemos en la construcción de las Bases para la Estrategia Nacional, la cual será la carta de navegación que orientará el desarrollo de la Educación Pública durante los próximos años.

Para esto, el Ministerio de Educación pone a disposición de las comunidades educativas una metodología para que, a través del diálogo y la participación, puedan entregar su visión colectiva sobre cómo debe ser la Educación Pública.

Además, todos los ciudadanos y expertos que tengan interés por la Educación Pública, podrán participar a través de la consulta digital.

Este proceso es voluntario y contempla tres instancias de participación complementarias entre sí: Consulta Digital para toda la ciudadanía, Jornadas de Reflexión para los establecimientos educacionales públicos y Diálogos técnicos para expertos en educación y estudiantes de pedagogía.

¿Cuáles son los principios?

Los principios de la Estrategia Nacional son los fundamentos en los que se basa la Educación Pública. En este apartado de la consulta nos interesará conocer si estos principios son importantes o tienen sentido considerando tu realidad en el contexto educativo.

Cobertura nacional y garantía de acceso

La Educación Pública asegurará la prestación de un servicio educacional gratuito y accesible a todos y todas a lo largo de todo el territorio nacional, atendiendo particularmente a aquellos que tengan necesidades educativas especiales. En ningún caso se podrá condicionar la incorporación o permanencia de un estudiante en el sistema educativo público.

Calidad Integral

La Educación Pública proveerá un servicio educativo de excelencia, que entregue a las y los estudiantes oportunidades de aprendizaje efectivo, tanto en el ámbito cognitivo (del conocimiento) como en el desarrollo psicoemocional. Esto incluye proporcionar herramientas que permitan a cada estudiante diseñar su proyecto de vida y participar activamente en la sociedad. En los niveles de educación parvularia y básica, estas acciones comprenderán el apoyo en el desarrollo completo de niños y niñas. En educación media, en tanto, se incluirán componentes de orientación, cultura juvenil, continuidad de estudios superiores y relaciones con el mundo del trabajo.

Evaluación para la mejora continua de la calidad

La Educación Pública velará por el mejoramiento sostenido de los procesos educativos que se desarrollen en los establecimientos educacionales. El instrumento principal para ello será el Plan de Mejoramiento Educativo de cada colegio, incluyendo sus componentes de diagnóstico, planificación y ejecución de la mejora, y evaluación de sus resultados..

Igualdad de oportunidades

La Educación Pública implementará medidas de acción positiva y resguardo de derechos destinados a evitar o compensar las consecuencias derivadas de las desigualdades de origen o situación de los estudiantes, velando particularmente por aquellos que requieran de apoyos especiales y una atención diferenciada, con el propósito de que puedan desarrollar al máximo sus potencialidades.

Proyectos educativos inclusivos

La Educación Pública favorecerá la expresión y valoración de las diferencias y particularidades entre las y los estudiantes. Para ello, asegurará un trato no discriminatorio, promoviendo activamente la eliminación de la segregación social, étnica, religiosa, política, de género o de cualquier otro tipo que atente contra la igualdad de derechos y de oportunidades. Se asegurará especialmente el respeto por la libertad de conciencia, garantizando un espacio de convivencia laico, abierto a todos los cultos y creencias religiosas.

Formación ciudadana y valores republicanos

La Educación Pública fomentará la convivencia democrática y el ejercicio de una ciudadanía crítica y responsable, con el propósito de formar una sociedad activa en el ejercicio y cumplimiento de sus derechos y deberes. Se fomentará la cultura de la paz, de la justicia y de la solidaridad; el compromiso con la conservación del medio ambiente; y el conocimiento, comprensión y respeto de los derechos humanos.

Identidad y participación de la comunidad

La Educación Pública deberá contar con proyectos educativos diversos y pertinentes a la identidad, necesidades e intereses de la comunidad. Se deben cobijar y promover las singularidades asociadas a cada territorio, así como dar cuenta de los procesos de multi e interculturalidad que ocurren hoy en nuestra sociedad. Para esto, se garantizará y promoverá la participación de las comunidades educativas, asegurando el derecho a la información, organización y expresión de sus opiniones en los asuntos que les afectan, de conformidad a la legislación vigente.

Colaboración y trabajo en red

La Educación Pública promoverá la colaboración dentro del sistema educativo, fomentando la investigación, la innovación y la cooperación permanente entre las instituciones integrantes. Para ello se realizará un trabajo en red que permita el intercambio de información, el acceso común a servicios e instalaciones, la generación de redes de aprendizaje entre las comunidades educativas, el fomento del trabajo conjunto entre sus profesionales y el intercambio de buenas prácticas pedagógicas y de gestión educativa, promoviendo el desarrollo de estrategias colectivas para responder a desafíos comunes. Esto incluye también un trabajo colaborativo con órganos pertenecientes a los sectores de salud, deporte, cultura, entre otros, y con sostenedores de la educación particular pagada y particular subvencionada.

¿Cuáles son los ejes?

Los ejes son los lineamientos estratégicos que deben orientar el quehacer de la Educación Pública y sus comunidades educativas. Nos interesa en este apartado conocer si estos ejes son adecuados para la Educación Pública de nuestro país, pudiendo entregar recomendaciones para su implementación a través de la identificación de posibles obstáculos para su desarrollo.

Excelencia de los resultados de la calidad del aprendizaje

La Educación Pública aspirará a que las y los estudiantes alcancen los más altos niveles de logro, tanto en el ámbito académico como en las demás áreas de su desarrollo integral; habilitándolos para participar de manera crítica y productiva en los diversos campos de la sociedad (económico, cultural, artístico, deportivo, social, político u otro), así como para desarrollar de manera autónoma sus proyectos personales y el aprendizaje continuo a lo largo de la vida.

Equidad e inclusión educativa

La Educación Pública garantizará a todos los niños, niñas, jóvenes y adultos, sin distinción, la oportunidad de alcanzar el máximo de su potencial de desarrollo. Para esto, el sistema combatirá toda forma de segregación que afecte la igualdad de derechos, desarrollando políticas de inclusión activa y asegurando trayectorias educativas a lo largo de toda la vida.

Cooperación, buena convivencia y desarrollo de comunidades educativas

La Educación Pública organizará sus instituciones con el objeto de promover la convivencia positiva, la cooperación y la complementación entre ellas; incentivando el aprendizaje horizontal, el trabajo en red, y el desarrollo de capacidades formativas a nivel territorial y en todos sus establecimientos. Asimismo, buscará conformar comunidades educativas sanas, con sentido de pertenencia y comprometidas con el bienestar de todos sus miembros.

Recuperación de la confianza de las familias

La Educación Pública buscará atraer a las familias a sus establecimientos educacionales a través de un mejoramiento sustantivo en la calidad del servicio que entrega recuperando la confianza por medio de resultados. Así, se pretenderá que padres, madres y apoderados opten por educar a sus hijos e hijas en el sistema público.

¿Cuáles son las metas?

Las metas son las aspiraciones a alcanzar para cada uno de los ejes, las cuales contemplan un plan de acción para conseguirlo. Es importante tener en consideración que las preguntas de este apartado invitan a que puedas evaluar cada plan de acción y si efectivamente estos planes contribuyen a que la meta sea alcanzada.

Una educación pública de excelencia educativa para niños, niñas, jóvenes y adultos

El compromiso es entregar a nuestros estudiantes las herramientas que necesitan para alcanzar su máximo potencial.El compromiso es entregar a nuestros estudiantes las herramientas que necesitan para alcanzar su máximo potencial.

La educación pública asegurará que sus estudiantes se comprometan con sus aprendizajes y con el desarrollo de las habilidades valiosas para la vida personal, ciudadana y laboral, actual y futuras. Se pondrá especial atención a las habilidades de orden superior (comunicación, pensamiento crítico, colaboración, emprendimiento) y las necesarias para el aprendizaje permanente, para la innovación y para el uso de las tecnologías.  Queremos que nuestros niños, niñas y jóvenes tengan logros superiores en comunicación, matemáticas, ciencias y desarrollo físico y autocuidado.

Para lograr lo anterior la educación pública:

  1. Priorizará inversiones en el mejoramiento de las prácticas y métodos de enseñanza de sus docentes; en actualización e integración curricular, disciplinaria y didáctica en asignaturas de comunicación, matemáticas y ciencias; en innovación dentro del aula; y en apoyo a la docencia y acompañamiento al trabajo docente.
  2. Mejorará las condiciones institucionales, materiales, organizacionales y técnicas destinadas a mejorar la calidad y promover la innovación en el desempeño de los docentes. Destinará especiales esfuerzos a la vinculación con universidades formadoras de docentes para promover el desarrollo de conocimientos profesionales, la investigación en educación y la formación de los docentes.
  3. Invertirá en tecnologías que sirvan para apoyar la enseñanza y el aprendizaje dentro del aula, el trabajo en red entre instituciones y que estén al servicio de la comunidad en su conjunto.
  4. Facilitará el diseño e implementación de modelos de apoyo técnico-pedagógico para los establecimientos educativos, y de apoyo psicosocial a las y los estudiantes que formarán parte de cada Servicio Local de Educación, incluyendo las condiciones técnicas y organizacionales que hagan posible su instalación y puesta en marcha, apoyando así el desarrollo de capacidades en el territorio.
  5. Promoverá la ampliación de la atención a día completo a todos los niños y niñas que asisten a jardines infantiles, pre kínder y kínder, apostando por el desarrollo del aprendizaje basado en el juego y el descubrimiento.
  6. Promoverá la articulación con la educación superior y el trabajo, para ampliar y enriquecer las oportunidades formativas en concordancia con los sellos de la enseñanza media.
  7. Asegurará en cada Servicio la ampliación de la oferta educativa a través del desarrollo de programas formativos diversos, complementarios y/o de profundización de áreas del currículo.
  8. Impulsará en cada territorio la implementación de congresos curriculares que cuenten con la participarán las comunidades educativas. Estos congresos se realizarán para establecer los contenidos de la buena educación y las definiciones curriculares y pedagógicas que enmarcarán la formación y el desarrollo de cada estudiante. Ello incluye criterios y mecanismos de gestión y evaluación que faciliten su implementación y su actualización.

Una educación pública equitativa, que incluye a todos y todas

El Sistema de Educación Pública se enriquece con el aporte de todos y todas, y por ello debe ser el modelo más reconocido de inclusión, de valoración y de respeto.

La equidad debe comprometer a todas las comunidades educativas y a la institucionalidad de la educación pública. Solo un espacio educativo inclusivo permite la formación integral de las personas, la convivencia con otros y el desarrollo ciudadano. La educación que una sociedad democrática exige para los suyos debe promover la inclusión, la igualdad de derechos, la tolerancia, la cooperación entre las personas y los grupos. Para poder lograr esto, la escuela debe tener las características que se quiere para la sociedad a la cual se incorporan sus estudiantes. Si queremos avanzar hacia una sociedad inclusiva y tolerante, la escuela debe serlo.

Para lograr lo anterior la educación pública:

  1. Mejorará el conocimiento de las características y necesidades educativas de sus estudiantes, especialmente de grupos con necesidades educativas especiales, pertenecientes a grupos socioeconómicamente vulnerables, pueblos indígenas, migrantes, personas en condiciones de encierro, y grupos pertenecientes a diversas orientaciones sexuales.
  2. Proporcionará asistencia y apoyo especial en sus primeros años a los estudiantes de educación parvularia provenientes de familias que requieren mayor atención, asegurando el desarrollo de trayectorias educativas.
  3. Desarrollará modelos educativos y pedagógicos coherentes con las necesidades de las y los estudiantes que requieren atención prioritaria; para integrar, nivelar y profundizar su formación y aprendizaje en el marco de sus necesidades y de sus contextos sociales y culturales.
  4. Apoyará el desarrollo de capacidades y la entrega de herramientas a las y los docentes, para que ellos puedan trabajar de manera diferenciada con sus estudiantes, atendiendo de manera positiva y efectiva sus diversas necesidades.
  5. Desarrollará un sistema de apoyo al proceso formativo y de aprendizaje de las y los estudiantes, de los instrumentos de evaluación de progreso que hayan definido las comunidades educativas, y de apoyo diferenciado para asegurar el desarrollo de habilidades e intereses de todos los y las estudiantes, incluyendo a quienes manifiesten capacidades especiales.
  6. Apoyará a los jóvenes y adultos que no han completado su escolaridad secundaria para que lo hagan, a través de modalidades flexibles y el uso de tecnologías

Buena convivencia, participación y desarrollo de comunidades educativas

La convivencia, la cooperación y el desarrollo de las comunidades educativas está muy estrechamente relacionada con la implementación curricular, afectando directamente el aprendizaje de los estudiantes. La interacción educativa es un fenómeno multidimensional, en el que las condiciones sociales, sicológicas y culturales, así como la historia de cada persona afectan lo educativo, e intervienen en sus procesos y en sus logros.

Por eso la formación para la vida personal, social y laboral de los estudiantes es una tarea central a la que el servicio educativo público asignará la mayor prioridad. En ello la convivencia es asumida como una condición para lograr los aprendizajes necesarios para el desarrollo de cada estudiante a lo largo de su trayectoria educativa, y como una tarea central que organiza la labor formativa completa del establecimiento educacional.

Para lograr lo anterior la educación pública:

  1. Se compromete a trabajar con las familias y con otros sectores (como salud, deporte y desarrollo social) en la promoción y el desarrollo de la vida saludable de cada estudiante.
  2. Generará instancias que involucren a la familia con la educación de los suyos, apostando por un trabajo conjunto en la formación personal y académica de sus hijos e hijas.
  3. Asegurará la participación de las comunidades en la definición de los contenidos de convivencia y cooperación, diseñando estrategias y planes de desarrollo que faciliten su implementación.
  4. Facilitará el diseño e implementación de Planes de Gestión de la Convivencia Escolar en cada establecimiento, que incluya las estrategias y acciones pedagógicas, las funciones de cada actor escolar, y los protocolos de actuación que comprometan el bienestar, el desarrollo sano y la seguridad de las y los estudiantes.
  5. Desarrollará y fortalecerá espacios de participación de los actores de las comunidades educativas y del territorio. El objetivo es contar con Consejos escolares, Centros y Subcentros de Padres, Centros de Estudiantes, Consejos de Profesores y de Asistentes de la Educación constituidos y funcionando en todos los establecimientos educacionales. Lo anterior debe complementarse con conferencias de directores, redes disciplinarias y comunidades profesionales de docentes.
  6. Se conformarán equipos de formación integral constituidos por profesores y profesoras jefes, orientadores, sicólogos y sicopedagogos, quienes que serán capacitados y apoyados para desarrollar un programa de orientación en todos los cursos de los establecimientos educacionales públicos, que aborde las dimensiones fundamentales del desarrollo socio emocional de los estudiantes, de sus proyectos de vida, de la convivencia con otros y de la vivencia de valores declarados en el Proyecto Educativo.
  7. Recuperará en los establecimientos educacionales los espacios de desarrollo formativo en convivencia, participación, ciudadanía y formación personal, a través de la hora de Orientación, el Consejo de Curso, el rol de Profesor Jefe y la orientación personal y vocacional de los y las estudiantes.

Las familias recuperan la confianza en la educación pública

Parte importante de la crisis de la educación pública se debe a que, de manera creciente, las familias han optado por no matricular a sus hijos e hijas en establecimientos educacionales públicos. El nuevo sistema de educación pública debe cambiar esta situación, y para ello contiene los elementos simbólicos, los recursos y los instrumentos de gestión para llegar a ser un espacio seguro y confiable para las familias y un mejor lugar de enseñanza y de aprendizaje.

El sistema educativo público logrará mejorar los niveles de confianza pública en la medida en que tenga mejores capacidades de acoger a sus estudiantes, de acompañarlos en su trayectoria educativa y de alcanzar resultados positivos reconocidos y valorados por su comunidad. La base de la confianza es su capacidad de reconocer en cada uno de sus estudiantes el potencial que hay en él y apoyarlo en su progreso.

Para lograr lo anterior la educación pública:

  1. Apoyará la sólida formación y desarrollo profesional de sus educadores y docentes, asegurando que ellos cuentan con las capacidades idóneas para enseñar conforme a los requerimientos de trabajo diferenciado que demandan las familias.
  2. Mantendrá una preocupación especial para que los establecimientos educacionales y sus aulas sean acogedores, seguros y funcionales a la enseñanza y el aprendizaje, contribuyendo a generar un clima de trabajo positivo.
  3. Promoverá espacios continuos de información, participación y compromiso de madres, padres y apoderados para lograr el aprendizaje de sus hijos e hijas.
  4. Mantendrá información actualizada sobre la visión de las familias del trabajo educativo de su establecimiento educacional.
  5. Se asociará con otras organizaciones sociales, culturales y de trabajo de nivel local y regional, que contribuyan a proporcionar a los estudiantes oportunidades y experiencias que enriquezcan su aprendizaje.
  6. Mantendrá los establecimientos educacionales y equipos educativos abiertos a las necesidades de desarrollo de las familias y de la comunidad.